Triste como ella

Hoy y ayer sentí esa tristeza que a veces le notaba a mi madre. Lo que no puedo recordar es si era a mi edad o ella era más joven.

Creo que mi madre sufrió de tristeza mucho tiempo. No sé si la comprendía ni sé si la notaba demasiado. Un día en un hermoso lugar de naturaleza imponente, la sorprendí con una foto. Cuando la recogí del revelado vi sus ojos de almendras con una tristeza tan significativa que me sentí la peor hija del mundo.

Mi madre fue definitivamente una mujer triste que a veces, olvidaba la tristeza y sonreía. A veces también cantaba y solía bailar muy bien. Pero casi siempre estaba triste y hoy, que soy la triste, estoy buscando los genes de tristeza. Y la veo me veo nos reflejamos.

También veo la incomprensión de los demás por la tristeza, la tristeza como culpa, pecado, aberración de la vida…no se puede, debe, ni se permite…

Hay que andar por esta vida hipócritamente sonriente y decir que todo es maravilloso, aunque te ahogues en un sistema corrupto e injusto al que no se le ve salida.

Las Redes sociales han contribuido a duplicar esa falsedad, todos son fotógrafos de ese instante feliz de familia, amistades, diplomas, comidas, vacaciones y otros etcéteras.

Todos y todas son bellos, bellas, felices y exitosos. Una vidriera especial para creerse amistades y mostrar al mundo lo maravilloso de sus vidas.

La hipocresía se duplica, las Redes ponen la plataforma virtual a lo que ya venía arrastrándose y las personas, ponen sus ingenuos rostros.

Estoy triste….😔