Canasto vida

Canasto vida

Mi madre guardaba su vida en un pequeño canasto de mimbre que contenía su todo.

Ahí dentro estaba la flora y la fauna más exótica y también la más autóctona

Lleno de perfiles masculinos y figuras femeninas

Habían detalles tiernos y otros, inverosímiles.

La cadena de colores y texturas anidaban y se enredaban o deslizaban a su antojo.

Según el pulso de mi madre latía en la aguja la textura de la vida que saldría del canasto.

La vi por tanto tiempo días meses años vivir apegada a ese canasto que siempre supe que ahí estaba ella.

No podía dejarlo ni por una tarde.

Era parte esencial de su equipaje.

Cuando se enfermó y aconsejaron internarla, me olvidé de llevarlo.

Por eso mamá aleteó triste su muerte, no tenía su canasto para esperarla tejerla entenderla.

No pudo enredar como buena araña tejedora,su presencia y ella, se la llevó sin su esencia

El canasto vida durmió por años su ausencia hasta que decidí que era hora de dejar de mirarlo y buscar a mi madre en su interior.

Yo soy mi madre, sin su canasto, usando la computadora para tejer relatos…

Personas privadas de libertad

Reo, preso, delincuente o persona privada de libertad? Persona en conflicto con la Ley?

Cambia mucho el sentido colocar un nombre de estos.? Si yo digo que son personas privadas de libertad les estoy reconociendo su derecho de ser persona y tener justamente, derechos.

Por otro lado sé que de los dos lados hay ppl: atrás de las rejas y muros, también de este lado. Cuántas rejas tienen nuestras propias casas, incluso alarmas, y pago un seguro por las dudas. Hace años vivo presa del sistema.

Además de este lado, donde supuestamente no hay delincuentes, hay una enormidad: violadores, pederastas, abusadores, estafadores, delincuentes de guante blanco que evaden impuestos y tienen cuentas en Bancos de otros lares y la lista sigue.

Los reos, los presos o las ppl, siguen siendo en su mayoría: gente pobre, de poco o escasos recursos.

Cinco años entré y salí de la Unidad de mi ciudad llevando literatura y sacando, al salir, mucho más de lo que dejaba. Fue una experiencia única y agradezco al Universo haberme permitido tenerla.

Qué sabía yo de gente que delinque? Las únicas referencias eran las mías propias en dictadura y por ideología.

Lo que aprendí fue que, como a todas y todos, la lectura alivia. Pone una pausa. Y si tenes la suerte y en forma espontánea surge la escritura, has logrado una terapia alternativa para mucho dolor encerrado.

Tres Libros artesanales cartoneros, edtité en esa Unidad: todos los textos fueron escritos por ellas, ellos, y también hicieron las tapas en cartón reciclado. Se sintieron autores por un momento.

Tengo como Sherezade mil y una historias para contar. Mi memoria de narradora me permitirá ir dejándolas en este lugar.

Por otras formas de pensar sobre este trabajo hoy me estoy despidiendo y me duele un poco porque ser ” presera”, así les dicen a quienes intentan con arte relacionarse con las ppl, la verdad me gustaba. Sin embargo está bueno y es saludable alejarse cuando se sabe que sus derechos corren peligro y habrá violación de muchas normas. Volverán a ser los reos.

Y entonces mi contribución será publicar sus escritos y escribir, desde este lado, historias que vaya recordando.

Del silencio

Qué es el silencio?

Es esta cantidad de palabras que zumban en mi mente y no dejo salir?

Son estos pasos míos que resuenan mientras dejo mi boca muda?

Es tal vez, este murmullo de viento qué hay en mis oídos?

Ese rumor de agua y yo callada, es silencio?

Esa música que no pedí pero no puedo evitar, es eso?

Dónde habita el silencio? Cuál es su guarida? Dónde esconde su real sentido?

Será que su lugar habita el límite de todas las palabras? Será que es infinito cómo los números y siempre y más allá está lleno de más silencio?

A veces me gusta. Me dejo ganar, me dejo habitar por su magia.

Atrapo todo lo que dije, digo, diré y entonces, callo.

Vestida de silencio, atrapo mi lengua y mi voz se enmudece.

Y todo cobra sentido. Este aire que inhalo y nunca escucho me llena de vida. Esta sangre que como por laberintos recorre mi cuerpo tiene sonido, mis vísceras aúllan, mi piel transpira ruidosa, soy una con mi silencio; me escucho.

En mi útero inmóvil se duermen todas las palabras hasta que decida cuándo dejar de acunarlas,. Hasta que vuelva a parirlas, me llenaré de un profundo silencio o respeto, que es casi lo mismo.

Extinción

Que se termine de una vez esta sobre valoración de la vida! Que acaben los optimistas, los poderosos y los religiosos de mentir…

Han transcurrido miles de años y seguimos matándonos, siguen molestando los pobres, los diferentes, los inadaptados, sigue importando tener y no ser.

Y lo peor del caso: seguimos con esa manía de que llegará un político, un pastor, un mesías, un militar y lo solucionará. Y vuelve la credulidad ingenua y la vida es maravillosa porque mis pulmones y corazón siguen su marcha.

Basta! Váyanse todos con su optimismo de mierda a lamer manos o botas con tal de seguir mendigando vida.

Yo quiero morir dignamente o sea… sabiendo que es la única verdad que no perdona.

El vacío

El vacío es una montaña

Una roca o una cornisa

O el borde de tu taza de café

O el borde de mi copa de vino

Y de ahí a la nada porque el vacío es nada

Porque esa partícula de nada una vez fue algo

Esa mísera gota fue café o vino

Tirarse, perderse, morirse o desintegrarse

Y qué importa si el vacío es lo único que siempre estará esperándonos….

Lo lleno está sobrevalorado, lo único real es el vacío…

Segundero

Implacable y eterno da vueltas el segundero.

Quien espera desespera rezan los viejos pero

no se salva nadie de mirarlo.

Gira, marca, sonidiza el segundo y la vida,

es lo mismo.

Alguien notó el minutero detenido mientras

giraba convencido el de los segundos.

Alguien buscó los relojes y las pantallas

modernas.

Alguien salió y como

mujer u hombre primitivos, miraron el astro rey y lo vieron…

Detenido justo a la hora exacta que el crepúsculo es rojo intenso, se detuvo el tiempo.

Se paró todo por un momento o siglos, qué importa cuánto…Vos y yo, todos juntos los otros,

la esfera y las constelaciones, el antiguo centro, el péndulo, la vida, estática inimaginable y sin sonido.

Después pudo y aconteció todo, las alucinaciones predichas, las mitologías siniestras, los suicidios masivos, las hecatombes humanas, triviales, más eternas y tristes y el pobre segundero que nunca se enteró de nada… siguió fiel a su giro de rutina.

Insomnes

Los insomnes ya nos cansamos de contar ovejas

Contamos los maullidos de gatas en celo

Los ladridos de perros guardianes

Olemos el aire al filo de la madrugada intuyendo la flor

Los insomnes ya estamos cansados de leer libros, escuchar música relajante y

tomar tisanas

Hartos de recetas, aburridos de propuestas antiguas, nos desquitamos con recetas nuevas

Los insomnes somos desobedientes y tampoco nos hacen efecto los fármacos

Al filo de cada noche, desesperamos, probamos todo, lo antiguo, lo nuevo, hasta lo que dijeron que no…

la copa de vino, la marihuana, las pastillas todas, un bombón y algún otro antojo…

Volvemos a la cama, estiramos las sábanas, acomodamos la almohada y volvemos a empezar

Los insomnes respetamos y cumplimos todas las recetas y agregamos las propias

Prolijos y austeros en el principio de la noche nos desbordamos de locuras después de las tres horas

Cómo los sonámbulos visitamos la casa, la heladera, el patio

Buscamos de nuevo el libro, la película, la música

El sueño llega lento, se va venciendo la vigilia y entonces…

Vuelve el insomnio y ahí ya lo sabes, otra noche más de ojeras y sueño.

Los insomnes no dormimos porque el resto sí puede, porque no saben, no piensan …

Somos guardianes de sueños ajenos, somos el inconsciente de miles millones infinitos seres que duermen…

Los insomnes cuidamos la noche de los que sí logran dormir.

Que se produzca

Que se caiga todo, que nos derrumbemos, que no quede nada, ni los inocentes. Que el final sea rápido y sin escenografías de películas apocalípticas. Que se deshaga como según algún científico describió el Big Bang.

Que la muerte se apodere y el planeta azul se reduzca, se minimice, hasta casi extinguirse y sin dejar rastros… sobre todo eso, sin dejar rastros.

Y en la inmensidad de tiempo y espacio existirá un momento para que las únicas partículas esparcidas quieran intentarlo de nuevo… unirse y formar otra casa para otras y otros.

Ojalá que sean mejores que nosotras y nosotros…

Pero ahora… debería de caer ya el rayo purificador de la muerte.