El poema

Arrancada de mí fuiste

eso que se llama alegría.

Eso que se nombra con esperanza.

El tiempo nos atravesó como el viento

Nos arrancó lo mejor y lo peor,

el tiempo nos arrasó y

sigue sucediendo.

Un constante amor odio

dominó la vida.

Ya no puedo ver, estoy ciega de desesperanza.

Estoy sorda de alegría.

Arrancada y lejana de mí,

refugiada en un lugar que no conozco repitiendo discursos que no comprendo.

Eres esa persona que vuelve a dolerme.

Como un parto eterno.

Y no podré parirte de nuevo.

Podrás nacerte un día, no tengo esperanza de verlo.