Nadando

Nadaba como sin consuelo
( nadar me gusta)
el agua se agitaba oscura
( mamá me había dicho en secreto
que el agua oscura presagia muerte)
Descordinadas mis brazadas
intentaban que el círculo oscuro
no me atrapara.
Inútil y desaforado esfuerzo,
me agotaba y no avanzaba,
( en pleno sueño tuve noción
del infinito)
los movimientos eran imprecisos
el agua, eterna.
Iba a suceder algo, lo presentía,
no era un algo bueno…
sería una roca, una tempestad,
un vacío…
Y entonces pensé en pleno sueño
“ estoy soñando “,

quise despertar con frenesí.

El agua obstinada me cercaba

el círculo cada vez más oscuro, me cercaba.

Grité algo inconexo y desperté.

Tenía la ropa empapada,

mi cama mostraba signos de aluvión,

de aguas turbulentas,

un remolino de sábanas mojadas…

No pude escapar, el sueño me persiguió

todo ese día…

Al llegar la noche tuve pánico…

Desde entonces duermo con

mis patas de rana puestas y mi

escafandra en la almohada…

Ahora soy yo la que persigue al sueño,

que es, tal vez, una forma de escapar.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s