Personas privadas de libertad

Reo, preso, delincuente o persona privada de libertad? Persona en conflicto con la Ley?

Cambia mucho el sentido colocar un nombre de estos.? Si yo digo que son personas privadas de libertad les estoy reconociendo su derecho de ser persona y tener justamente, derechos.

Por otro lado sé que de los dos lados hay ppl: atrás de las rejas y muros, también de este lado. Cuántas rejas tienen nuestras propias casas, incluso alarmas, y pago un seguro por las dudas. Hace años vivo presa del sistema.

Además de este lado, donde supuestamente no hay delincuentes, hay una enormidad: violadores, pederastas, abusadores, estafadores, delincuentes de guante blanco que evaden impuestos y tienen cuentas en Bancos de otros lares y la lista sigue.

Los reos, los presos o las ppl, siguen siendo en su mayoría: gente pobre, de poco o escasos recursos.

Cinco años entré y salí de la Unidad de mi ciudad llevando literatura y sacando, al salir, mucho más de lo que dejaba. Fue una experiencia única y agradezco al Universo haberme permitido tenerla.

Qué sabía yo de gente que delinque? Las únicas referencias eran las mías propias en dictadura y por ideología.

Lo que aprendí fue que, como a todas y todos, la lectura alivia. Pone una pausa. Y si tenes la suerte y en forma espontánea surge la escritura, has logrado una terapia alternativa para mucho dolor encerrado.

Tres Libros artesanales cartoneros, edtité en esa Unidad: todos los textos fueron escritos por ellas, ellos, y también hicieron las tapas en cartón reciclado. Se sintieron autores por un momento.

Tengo como Sherezade mil y una historias para contar. Mi memoria de narradora me permitirá ir dejándolas en este lugar.

Por otras formas de pensar sobre este trabajo hoy me estoy despidiendo y me duele un poco porque ser ” presera”, así les dicen a quienes intentan con arte relacionarse con las ppl, la verdad me gustaba. Sin embargo está bueno y es saludable alejarse cuando se sabe que sus derechos corren peligro y habrá violación de muchas normas. Volverán a ser los reos.

Y entonces mi contribución será publicar sus escritos y escribir, desde este lado, historias que vaya recordando.