Abuelos

Antes era difícil ser abuelo, masculino. Porque la expectativa de vida era menor, los trabajos mucho más duros, la medicina no tenía tanto recurso.

No conocí al abuelo paterno: un tiro de sal que le dieron al escapar de un campo de detenidos, era prisionero de guerra, lo terminó matando de cáncer. La historia me la contaba mi padre: se escapó porque supo que su novia había sido traída a Sudamérica. Su pasión lo hizo arriesgar todo. Terminó de polizón en un barco y encontró su novia, mi abuela, en Buenos Aires.

Mi otro abuelo vivió hasta que cumplí cinco años. Se murió en un accidente de ruta. Él no se lastimó nada pero su mujer, mi abuela, estaba en un charco de sangre. El abuelo murió del corazón una hora después. Mi abuela viviría como treinta años más.

Mi padre no pudo ser abuelo, no llegó a conocer sus nietos y porque dicen que tenía el corazón exageradamente grande (?).

Mi difunto marido tampoco los conoció, se murió bastante joven.

Hoy mi compañero de vida es el abuelo postizo de mis nietos, hace lo que puede y ellos, lo quieren como tal.

No es fácil ser abuelo varón pero viendo mi historia: habré heredado un poquito de esa forma de amar? La de mis abuelos varones… historias de amores realmente magníficos.