Mujer Pirata (2)

Te acordas la historia de la Pirata?

Sí, la que usaba sólo alpargatas…

Se ha mandado una gran metida de pata!

Se enamoró de una garrapata!

En las olas del mar Egeo

atraída, por matar un pulpo feo,

se encontró navegando sin rumbo,

pues a veces anda dando tumbos.

Pidiendo auxilio desde un salvavidas

vio al amor de su vida.

Se enamoró casi al instante

de la bella garrapata que flotaba,

gritaba desesperada, casi ahogada.

Se enamoró de su valentía de arrojarse

al mar sin saber nadar,

de sus patas y ese andar

tan habilidoso en la tierra y tan torpe

para el mar.

Así nació un amor loco

que a las dos les rompió el coco.

Porque ninguna entendía que era amor

sin sentido y sin ton ni son.

Navegaron como amigas

por toda una larga vida.

Cuando garrapata extrañaba

Pirata un gato subía por estribor,

o un perro por babor,

para entretener a su amor.

Si la Pirata estaba aburrida, Garrapata

la hacía reír con extrañas serenatas:

“Ya ves no hay amores imposibles”

“Ni canciones más horribles”

“Es cuestión de entender que

en el mar, todo puede suceder”

Y el barco casi se hunde

por tanto bicho que sube.

Las dos hacen guisos con agua salada,

después reparten a toda la manada.

Con la sangre asegurada Garrapata

vive y baila muy feliz,

nuestra amiga la Pirata

ya aprendió a cantar un twist

En el medio de la mar,

qué más se puede pedir?