Primero de Mayo

Poema de Enrique Amorim( Saltó, Uruguay)

Me desperté pensando en este poema de Enrique Amorim…

Primero de Mayo

El abuelo gringo que vino en un barco

de velas de fuego con mástiles blancos

–brújula embrujada mendrugos y endriagos–.

El abuelo gringo dijo por lo bajo:

Primero de Mayo

Recorrió la América numerando andamios.

Coloreó arrabales y fue, palmo a palmo,

corazones, tierras ganado. Ganando

mujer, casa y huerto para su descanso.

Primero de Mayo

Y encendió la pipa en medio del patio.

Hojas otoñales siguieron sus pasos.

Por la calle sola se alejó cantando,

con un libro viejo cerrando las manos.

Primero de Mayo

¿Los hombres temieron al fuego del canto?

¿Daban miedo entonces las voces en alto?

Hubo atardeceres de sangre y espanto.

Muros de ignominia y enlutado asfalto.

Primero de Mayo

La plaza cercada de sables y cascos.

El rencor roncaba su sordo fracaso.

El grito en el puño y el puño en lo alto.

Un clarín de muerte deshojó el espacio.

Primero de Mayo

Rosas renovadas en ocasos bravos.

Noches de la imprenta sudores lunados.

Rojos fueron siempre la aurora y el parto.

El nieto ya lee el viejo libraco.

Primero de mayo

Se abrieron las calles a punta de canto.

Las heroicas madres los hijos en brazos.

Vendaval de gritos, del grito sangrado.

Gargantas de acero: ¡Libertad hermanos!

Primero de Mayo

Banderas al viento tus fechas flamearon

por calles y plazas y sierras y campos

y montes y surcos y ríos y llanos.

¡Espigas y estrellas colmaron los labios!

Primero de Mayo

Ya nadie podría la fiesta quitarnos

¿Quién puede a los yunques? ¿Quién puede al arado?

¡Que claro es el día, qué día más claro!

Está amaneciendo

¡Primero de Mayo!

Enrique Amorim