Escombros


Casas destrozadas, cuánta vida quedó en la ilusión de los muros que ya no están. Cuántos sueños se tejieron en esa pared donde la niña de la casa ponía su cabeza en la almohada. La casa en ruinas y con esas ruinas, se destrozan melodías que canturrearon, gritos que se dieron, amistades que llegaron, abuelos que se fueron y algún que otro amor encontrado o perdido.
Quedan, como en la muerte, los despojos de los escombros sombríos y retorcidos mostrando restos de lo que estuvo. Esqueleto de los sueños. Prisioneros de la desgracia.
Y las fotos son testigos de lo que se ve y miles de ellas, circulan por todos lados. Pero no se muestra el sudor que hubo en los afanes de tener esa casa que ya no existe. No se puede mostrar la última pelea por conquistar el refugio, la alcoba donde se planearon los hijos, la cocina donde se prepararon las energías de cada mañana.
Miles de fotos que no pueden captar la esencia de lo que fue…La foto… maravillosa invención, todavía no puede mostrar la pasión o el dolor.

Existirán en algún momento cercano fotos como sensaciones emocionales?