Amanecer insomne

Mi vieja gata ya ha pedido su ración,

un mate demasiado tempranero salió de mi cocina

A lo lejos se escuchan las palomas…y algún otro trino que se despereza.

Aparece la luz cada vez más temprano y yo cavilo sobre una noche que, obstinada, trajo todos mis muertos a mi sueño…

Me desperté angustiada y feliz, por verlos de nuevo y por no poder retenerlos.

Es demasiado temprano la gente normal estará aún en su cama o luchando por no levantarse.

Me voy desgajando y con cada mate me brota la necesidad de escribir.

Hace días persigo mi “ hoja en blanco “ como decía Levrero…eso no me angustia, sé que es pasajero.

No sé si descansan las palabras en algún sitio desconocido, si juegan a las escondidas o yo ando sin buscarlas.

Hoy amanece y empiezo lentamente a aferrar una a una…mate y palabras se van sucediendo.

No hay demasiado, mi calle está aún silenciosa y salvo los pájaros lejanos y mis gatos que me acompañan, hay silencio…

Me gustaría que este momento se prolongara… cuando todavía no sé si estoy totalmente despierta o aún guardo mis muertos queridos en un rincón de mi mente…